El jardín secreto de Gaudí y las fuentes del llobregat

Los pirineos esconden millares de lugares que te quitan el aliento por completo, y sinceramente, esperamos poder visitarlos y contároslo poco a poco. Hoy, intentaremos trasmitir la belleza y espectacularidad de un rincón de pirineo barcelonés, un lugar excepcional para aparcar la rutina.

La sagrada Familia, la Casa Batlló, la pedrera, el parque Güell.. Todos ellos son monumentos que nos recuerdan el modernismo en su máximo exponente, personificado en el arquitecto Antoni Gaudí. Pero, que pensaríais si os dijéramos que en un pueblo tocando el pirineo Catalán, podemos encontrar un pequeño jardín diseñado por este mismo genio, ¿nos creeríais? Obviamente sí, si no, ¡no estaríamos haciendo este post! Bienvenidos a los Jardines de Artigas!

Este jardín cortado por el río Llobregat presenta todo lo necesario para formar parte de cualquier cuento de hadas que os podáis imaginar.. Un puente, una torre muuuy alta, una fuente mágica, una cueva.. Todo esto y más, diseñado en perfecta harmonía con el entorno natural y con un estilo muy personal.

La verdad es que disfrutamos como niños pequeños observando cada pequeño rinconcito del parque, haciendo fotos desde todos los ángulos y para que engañarnos, nos faltó poco para dejar caer nuestra melena por la ventana a ver si subía alguien… Un lugar definitivamente con un encanto muy especial.

Una vez nos despedimos de este rincón que nos ha enamorado, dejamos atrás el pequeño mundo entre las montañas y subimos hacia nuestro siguiente destino, Castellar de n’Hug y las fuentes del Río Llobregat.

Este jardín cortado por el río Llobregat, presenta todo lo necesario para formar parte de cualquier cuento de hadas que os podáis imaginar.. Un puente, una torre muuuy alta, una fuente mágica, una cueva.. Todo esto y más, diseñado en perfecta harmonía con el entorno natural y con un estilo muy personal.

La verdad es que disfrutamos como niños pequeños observando cada pequeño rinconcito del parque, haciendo fotos des de todos los ángulos y para que engañarnos, nos faltó poco para dejar caer nuestra melena por la ventana a ver si subía alguien… Un lugar definitivamente con un encanto muy especial.

Una vez nos despedimos de este rincón que nos ha enamorado, dejamos atrás el pequeño mundo entre las montañas y subimos hacia nuestro siguiente destino, Castellar de n’Hug y las fuentes del Río Llobregat.

DCIM102GOPROGOPR5921.JPG

Como este año ha caído la del pulpo varías veces (de hecho, la misma mañana de nuestra salida, nos nevó un poco), hay agua por todas partes, espectáculo puro sólo con mirar las paredes de la carretera, que se llenan de pequeñas cascadas temporales.

Sin darnos cuenta llegamos hasta el desvío que sube a las fuentes. Dejamos el coche al lado del hotel del desvío y empezamos la subida. Luego vimos también que se puede subir con el coche casi hasta las mismas fuentes, así que depende de cómo de cansados estéis ese día, ¡podéis escoger! El camino no se hace pesado ya que el río que nos acompaña hace que sea muy agradable.

Fuentes del Llobregat, rincones

De camino hacia las fuentes, hay un rincón precioso, de esos dónde respiras profundamente y dices: “guau…” Se encuentra en el mismo camino hacia las fuentes, escondido unos metros antes de llegar al parking de autobuses a la derecha. Damos nuestra absoluta recomendación de verlo en 2 minutos y sentarse a apreciar el entorno.

 Había tanta agua saliendo de las fuentes el día que fuimos, que caía hasta por parte de las escaleras para subir, ¡realmente digno de ver!

Como des de allí sólo quedaban unos 650 metros hasta el pueblo, pues nos animamos a subir más (¡a lo loco!) y la verdad es que es muy agradable, aunque es subida, así que siempre está la alternativa del coche!

Plaza Castellar de N'hug

Castellar de n’Hug es un pueblecito precioso dónde, cómo se encuentra en lo alto de una colina, tiene unas vistas geniales. Por otro lado, este pueblo tiene mi segunda cosa favorita en el mundo, ¡Buena comida!

Después te un tiempo de admiración del paisaje y de los cruasanes gigantes, nos decidimos a ir a una cueva que se encuentra muy cerquita, la Cueva de la Tuta. Ya que habíamos subido hasta allí, pues un por un poco más (25 minutos hasta la entrada) no pasaba nada.

El paseo hasta la cueva es una subida suave con unas vistas del entorno privilegiadas (fantástico también si vais con niños). Si estáis cerquita, vale bastante la pena ir a verla y, como dato importante, llevad linternas para ver el interior!

Castellar de N'Hug

Resúmen

d1

Resúmen

Picture1

d3

d4

d5

Cuadre resum 4

Especificaciones

  • Encontrareis más información sobre los Jardines de Artigas en su página oficial.
  • Si realizáis esta ruta con niños (o no) y queréis disfrutar del Tren del Ciment, podéis consultar todas sus paradas (su recorrido se inicia en la pobla de Lillet y va hasta la fábrica Asland, pasando por los Jarines) y más información en el siguiente enlace.

Newsletter

¿Quieres estar al día de nuestros planes?




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.