La Costa Dorada presenta algunos tramos que no tienen nada que envidiar a los de su vecina, la Costa Brava. Una vez pasada la localidad de Cambrils, el perfil de la costa pasa de playas de arena interminable a calas encantadoras. Un paisaje lleno de acantilados y rincones para aparcar la rutina.

Camino de Ronda Atmella de Mar Illot de l'Aliga

El camino de ronda que conecta las localidades de la Ametlla de Mar y el Perelló contiene uno de los mejores tramos de la Costa Dorada. Repleto de calas de roca y arena, nos regala un paisaje típico mediterráneo poblado con pinos casi casi hasta la misma orilla del mar.
Con algunos puntos de desnivel (que en ningún caso suponen un gran esfuerzo), podemos disfrutar de la ruta casi en cualquier época del año. En verano, siempre tiene su puntito extra, ya que casi seguro os apetecerá daros uno o dos chapuzones durante el recorrido en una de sus preciosas calas.

Camino de Ronda Atmella de Mar

Una de las mejores cosas que presenta esta ruta es que se puede repartir el trayecto en varios días, si nos apetece. A lo largo de la costa existen 2 o 3 puntos en los que podemos aparcar el coche, y así, disfrutar de las calas durante el rato que nos apetezca. Cuando estemos cansados, llegamos al próximo aparcamiento y hacemos un “guardar partida” para la próxima vez. ¡¿No es fantástico?! La ruta que os presentamos no es circular pero se puede hacer el trayecto de ida y vuelta en una día (aunque para disfrutarla mejor, recomendamos hacerla en varios tramos).

Nosotros hemos hecho la ruta por segmentos. La primera vez, nuestro punto de partida fue en la Ametlla, concretamente salimos desde la cala Pepo. De allí, nos dirigimos por las escaleras en dirección sur, hacia el Perelló. En un rato, llegamos al puerto natural de l’Estany Gras. Si es verano y el agua lo permite, podemos cargar nuestras cosas para que no se mojen y cruzar al estilo más aventurero. En nuestro caso, dimos una pequeña vuelta de unos 300 metros, rodeando el puerto. Nuestro último destino de ese día fue la playa del Olivet, situada en una zona natural protegida y en un entorno privilegiado.

Camino de Ronda Atmella de Mar Cala Aliga

En nuestro segundo «round» por este camino de ronda, dejamos el coche en la punta de l’Áliga (lo tenéis marcado en el mapa por si es de ayuda). Dirección hacía la Ametlla, recorrimos el espacio natural protegido de la Laguna de Mar y de las santas Cruces de punta a punta. La ruta transcurre por unos acantilados no muy elevados, rodeados de pinos y de matorrales típicos mediterráneos. Cada poco, encontramos calas muy bonitas y aptas para el baño. En la playa del Estany Podrit nos detuvimos a descansar un buen rato ya que es la única playa amplia de arena que encontramos en esa zona para montar nuestro mini campamento y tomar el sol.

Finalmente, en nuestro último asalto a el camino de ronda de la costa Dorada, volvimos a dejar el coche en la punta de l’Áliga pero esta vez, tomamos dirección el Perelló (mirando el mar, hacía la derecha). El camino en este tramo es ligeramente más escarpado que el anterior pero personalmente, el paisaje es más bonito, con pequeñas islas y calas escondidas bajo nuestros pies. Tenéis algunos de los lugares más especiales en el mapa al final del post.

Como alicientes para la ruta, los hay para parar un tren. Si estáis en la Ametlla de Mar, podéis aprovechar para hacer un “tuna explorer”. ¡Los atunes son enormes y bastante impresionantes de ver de cerca! Como especialidad culinaria del pueblo, son muy típicos los platos de pescado (concreamente los de atún, que son de Km 0). Hay varios restaurantes con muy buena pinta pero os recomendamos especialmente, el restaurante “La cuadra”. Espectacular en general, pero en especial los carpaccios de pescado.

Y si por casualidad, andando poco a poco acabamos en la Ampolla o el Perelló, a las puertas del delta del Ebro, no nos podemos perder alguno de sus platos típicos de arroz.

Tenemos muchas ganas de en breves poder hacer un post culinario sobre la zona, nos lo pide el cuerpo.. 😉

Resúmen

ResumCDRA

Especificaciones de la ruta

  • Aparcamiento:

Nosotros aparcamos en la Cala de los Moros y nos pusimos a descubrir las calas de este tramo de camino de ronda. Os dejamos las indicaciones en el mapa, ya que se llega a través de caminos y calles poco señalizadas. Otras opciones son aparcar en la urbanización Águila, un poco más cerca de la Atmella de Mar, o finalmente, aparcar en la misma Atmella de Mar, y hacer una ruta más cortita, pasando por las calas más cercanas a esta.

  • Actividades:

Después de visitar las bonitas calas que rodean la Atmella de Mar, nos vienen ganas de conocerla des de otra perspectiva, el mar. Os dejamos el enlace de una actividad con kayak alrededor de esta zona de unas 2 horas.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.